Bicicletas

Desde mi punto de vista, las bicicletas se encuentran entre los artilugios más bonitos creados por los hombres, junto con las canoas

Lago Moraine, Parque Nacional Banff, Alberta, Canadá

y, por supuesto, los kayaks, ya sean para surfear

Parque Nacional Pacific Rim, isla de Vancouver, Columbia Británica, Canadá

o de travesía (mis favoritos).

Avistamiento de orcas en el estrecho de Johnstone, Columbia Británica, Canadá

Pero, volviendo a las bicicletas que son las protagonistas de esta entrada, podemos distinguir un montón de tipos diferentes, construyendo con ellas una particular taxonomía que vaya, por ejemplo, desde las urbanas elegantes,

Florencia, Toscana, Italia

a las artísticas de ruedas flojas,

Oxford, Oxfordshire, Inglaterra

pasando por las aparentemente abandonadas,

Lucca, Toscana, Italia

las poco cuidadas, aunque con rosa seca en el manillar,

Florencia, Toscana, Italia

las demasiado pequeñas,

Florencia, Toscana, Italia

las demasiado grandes

Estrasburgo, Alsacia, Francia

o las dobles

Segovia, Segovia, España

Las hay femeninas

Lucca, Toscana, Italia

aunque no sean rosas

Lucca, Toscana, Italia

ni blancas.

Lucca, Toscana, Italia

También las hay enamoradas,

Lucca, Toscana, Italia

de visitar al notario,

Lucca, Toscana, Italia

para acarrear la compra y el trabajo,

Ulm, Baden-Württemberg, Alemania

de transporte colectivo, abierto

Ratisbona, Baviera, Alemania

o cerrado,

Ratisbona, Baviera, Alemania

de primer vehículo independiente,

La Lastrilla, Segovia, España

o de ir a trabajar, con traje y bajo la lluvia.

Bath, Somerset, Inglaterra

La bicicleta sirve lo mismo para viajar por estepas secas,

Tándem en Península Valdés, Chubut, Argentina

parques nevados,

Oslo, Oslo, Noruega

bosques lluviosos,

Cerca de Neuburg an der Donau, Baviera, Alemania

sendas umbrías,

Parque Natural Obere Donau, Baden-Württemberg, Alemania

caminos soleados,

Cerca de Luque, Córdoba, España

ciudades con tranvías,

Friburgo, Baden-Württemberg, Alemania

o ciudades con calles casi peatonales.

Lucca, Toscana, Italia

También sirve para uso deportivo, claro,

Madrid, última etapa de la Vuelta Ciclista a España, junio 1979

y hasta para cruzar puentes internacionales.

Arroyo que separa Portugal, en primer término, de España, cerca de Aldea del Obispo, Salamanca

Aunque hay bicicletas preciosas, como la de carretera de Juan,

La Lastrilla , Segovia, España

o la de montaña de David,

La Lastrilla, Segovia, España

yo creo que entre las bicis más bonitas que circulan por Segovia y otras provincias está la mía.

Cerca de Zuheros, Córdoba, España

A pesar de que en China, con el incremento del nivel de vida, se empieza a cambiar la bicicleta por el coche en las ciudades, hay países europeos en los que se potencia seriamente la utilización de la bicicleta como sistema de transporte urbano, sobre todo en Alemania, Dinamarca y Holanda, donde se han identificado las políticas para incrementar su uso. A otros nos falta mucho todavía, aunque no habrá que perder la esperanza.

Nota: las tres primeras fotos son diapositivas analógicas tomadas en 2000 y 2002 con una cámara Nikon F-2 y diversos objetivos, fotografiadas digitalmente años después. La foto del tándem en Segovia está hecha con la cámara de un teléfono móvil. La foto del uso deportivo la hice con una cámara Contax IIIa con objetivo Zeiss Ikon 50 mm f:1.4 y película en blanco y negro forzando, tanto la sensibilidad de la película como el revelado, para obtener una copia básicamente blanca, blancura perdida parcialmente al hacer una foto digital de la copia de papel. El resto de las fotos están hechas con cámaras digitales: Nikon D-200, con objetivo Nikon AF-S Nikkor 18-200 mm 1:3.5-5.6 GED y sobre todo Nikon D-700, con objetivo Nikon AF Nikkor 50mm 1:1.8 D

5 Respuestas a “Bicicletas

  1. Yo aprendí a andar en bici con una Orbea destartalada, heredada de mis hermanos mayores…aún recuerdo los callos en las manos después de pasar una tarde aferrada a esos manillares con relieves imposibles. Me enseñó mi abuelo, con la vieja técnica de sujetar la bici por atrás y después soltarla sin avisarme…

    Besos Viajero

  2. Pingback: Bicicletas, segunda parte: berlinesas, de Potsdam y más « El viajero austral·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s