Gatos

Nunca he tenido demasiada afición a los gatos. Como buenos felinos, son tipos fríos que van a lo suyo y, con la excepción de los leones, son solitarios.

Leonas comiendo un topi recién cazado. Masai Mara, Kenia

Los cánidos son otra cosa: no dotados de las poderosas armas de guerra de los felinos, han basado su éxito evolutivo en la construcción de grupos sociales organizados y en la cooperación. Quizás por eso algunos de los miembros de la familia se han adaptado a la convivencia con los seres humanos, ayudándolos en multitud de tareas.

Jara, feliz con la nieve. Ayllón, Segovia

Bueno, pues eso, como decía, no tengo especial predilección por los gatos, y me refiero a los “gatos domésticos”. Todos ellos, unas 30 razas actuales, descienden de la subespecie norteafricana del gato montés –Felis silvestris libyca– y, aunque se pensaba que fueron domesticados por primera vez en Egipto (¡buena suerte a los hermanos egipcios en su búsqueda “a la tunecina” de una vida mejor!) hace cuatro o cinco mil años, el hallazgo de restos de gatos en excavaciones en Chipre, donde no hay gatos monteses, con una antigüedad de seis mil años, hace que ahora se crea que llegaron allí por mar junto con colonizadores humanos y que los pueblos del Mediterráneo capturaban y domesticaban gatos monteses desde muy antiguo. Ahora no sólo se trasladan en embarcaciones,

En la Plaza de los Espejos, Segovia

y aprovechan la protección de esos modernos medios de transporte para resguardarse del viento invernal y calentarse adecuadamente.

Otro día, otro gato, la misma plaza

Claro que ésto, lo de calentarse, es una afición que no depende del lugar de nacimiento.

En West Lulworth, Inglaterra

También les gusta explorar y conocer nuevos territorios lo que, a veces, les causa alguna que otra complicación.

En Caltojar, Soria

A pesar de su depurada estética,

En Ochagavía, Navarra

y de su aspecto relajado, aunque alerta,

En Rello, Soria

no podemos olvidar que se trata de depredadores especializados, y el haber sido llevados por nosotros a todas partes los convierte en especies introducidas invasoras, con graves consecuencias para la fauna local. En Estados Unidos, se ha estimado que los aproximadamente 100 millones de gatos (60 caseros y 30-40 millones asilvestrados) cazan anualmente más de mil millones (sí, mil millones) de pequeños mamíferos y 200 millones de aves (Coleman el al., 1997. ‘Cats and wildlife: a conservation dilemma’), siendo responsables de la extinción de varias decenas de especies en todo el mundo. Así que, cuando nos parezca que son ‘lindos gatitos’ que comparten amigablemente el territorio con otros animales, aparentemente sin consecuencias,

En Pinilla del Valle, Madrid

hemos de recordar que tras esa mirada despierta se esconde un refinado cazador dispuesto a encontrar comida donde haga falta.

Uno de los del jardín de casa, Segovia

En el jardín de debajo de casa hay un grupo de gatos bastante numeroso -en algunas épocas llegan a ser 14- que son un poco como leones por su tendencia al gregarismo. Están bastante gordos y saludables ya que, además de lo que cazan, entre los vecinos existe la costumbre de echarles restos de comida que devoran con entusiasmo. A pesar de que a veces te miran de una forma un tanto inquietante,

Otros dos de la panda de casa

y de todo lo que he comentado antes de su lamentable influencia en las poblaciones locales de pájaros y micromamíferos, he de confesar públicamente que el otro día, cuando limpiaba unas pechugas de pollo para hacer un curry (por cierto, me salió buenísimo), les eché los trozos de grasa eliminados. Duraron escasos segundos en el jardín y ellos, insaciables, seguían buscando y mirando hacia arriba esperando más comida. Prometo no volver a hacerlo.

Esperando más comida

Las fotos han sido hechas con una cámara Nikon D-700, con objetivos Nikon AF Nikkor 50mm 1:1.8 D y 180mm 1:2.8 D, salvo la de las leonas y la de Jara que las hice con una cámara analógica Nikon F-2 y objetivos Nikon de 300 y 50 mm, respectivamente; la del gato sobre el coche rojo hecha con la cámara de mi teléfono móvil, y la del gato inglés y la del de Ochagavía, que fueron hechas con una Nikon D-200, con objetivo Nikon AF-S Nikkor 18-200 mm 1:3.5-5.6 GED.

Anuncios

9 Respuestas a “Gatos

  1. Buffff…qué cargo de conciencia me está entrando…Mi Jochimín y mi Stalin se están cargando ellos solitos la población de ratones colilargos, zorzales y lagartijas de unos cuantos kilómetros a la redonda!!!!!!! También cazan moscas y polillas, pero eso es menos elegante…

    Yo que estaba acostumbrada a los “gatos de piso”, encerrados, con el instinto ahogado por el whiskas, mirando anhelantes por la ventana y rascando el brazo del sofá para desgastar un poco sus inservibles garras… Y de repente tengo el placer de contemplar dos animales que, pese a estar domesticados y colarse a dormitar bajo la estufa cuando pueden, marcan su terrritorio en 6 hectáreas de bosque, cagan y entierran sus excrementos donde les da la gana, corren hasta que se cansan, se suben a los árboles, acechan, cazan, pelean…en fin, que son libres. Y eso me causa un placer indescriptible. Bueno, cuando cagan en el huerto no tanto 🙂

    Un beso enorme, viajero.

  2. Los gatos son como las personas: algunos muy majos, otros bastante frios y antipáticos, y todos con apreciación por la buena comida. Seguro si llegaras a conocerlos bien, te encontrarías un amiguito entre los del jardín. Anda, que os hace falta una mascota!!

  3. Nosotros también éramos amigos de los del jardín, de pequeños, hasta que nos pegaron la tiña…para cuándo una entrada de leones?

  4. Estoy de acuerdo en lo de fríos y que van a lo suyo, y añadiría celosos, egoístas y desconfiados, …. , con esto queda claro mi animadversión a tales animalitos, aunque reconozco su capacidad para sobrevivir manteniendo intactas sus capacidades salvajes y, además, desarrollando actitudes y aptitudes que sintonizan con una parte importante de la población humana. Nosotros no podemos deshacernos de la visita nocturna de algunos que vienen a dormir casi todas las noches al porche buscando el calor y la comodidad de los cojines cuando no los metemos dentro de casa. Lo que nunca se nos ha ocurrido es darles de comer.

    ¡¡Nos encantan tus entradas en el blog Paco, y especialmente tus fotos!!

    Un fuerte abrazo, y si conoces algo que espante a los gatos o a lo que tengan verdadera fobia no dudes en contármelo.

  5. Muy chulo y colorido la entrada anterior sobre Túnez, y me ha gustado mucho esta última de los gatos porque yo también tengo unas cuantas fotos sobre ellos. Son tan curiosos q se les puede encontrar en lugares tan raros que son dignos de fotografiar. La primera de las leonas es preciosa, me ha recordado al cuadro ese de vuestro comedor de los tigres que tanto me gusta y que algún día os robaré. Un saludo

  6. Parece mentira que viviendo al lado, justo al lado, no hayas contado la historia de mi gata Zulú. creo que por no haber contado con ella para esta sesion de fotografia y como desagravio contare brevemente su pequeña historia: debio de nacer a finales de agosto del 2002, pues fue en septiembre cuando mi sobrina, que vivia en el Escorial, se la encontro !!maullando!! enredada entre la maraña de una parra virgen, apenas un palmo de pelo negro destacando sobre el rojo del otoño recien iniciado. para no extenderme mucho dire que mi hermana estuvo 1 semana dandole pacientemente comida con una jeringuilla. !!nadie daba un duro por ella!!pero milagrosamente sobrevivio. habia pasado del 3º mundo al hogar confortable de este otro mundo, donde se come varias veces al dia, te peinan para que no te tragues bolas de pelo y te dejan estar en el mejor sitio de la casa !!todo un lujo!!. como mi hermana era alergica al epitelio de gatos y perros pues me lo endosaron a mi (que me encantan los gatos, me divierto jugando con ellos, gustandome esa independencia y esa indiferencia que les hace elegantes aunque esten tiñosos). el nombre Zulu se lo puso mi hija Andrea en honor de todas aquella personas que pasan en “patera” de otros mundos a este y tienen la suerte se sobrevivir por el empujon de alguna mano amiga. me tiene la casa alejada de ratones y demas alimañas molestas e insalubres para convivir con ella. ahora mismo esta sentada sobre mi regazo y mira al ordenador ronroneando.

  7. Hola,

    Encuentro tu blog porque tienes una historia de unas vacaciones en Mallorca con kayak (2009) y la inolvidable noche/mañana en la playa de Cala Serena!…
    Vivimos muy cerca este playa y he hemos visto todo después de la tormenta en septiembre .
    Tengo un blog para familia y amigos sobre nuestra vida en Mallorca ¿Puedo usar este fotos/historia en mi página web?, si quieres por supuesto con tu nombre y todo.

    Saludos, Mirella

    • Hola Mirella, claro que puedes usarlo, y si pones un link a ese post de mi blog estupendo. Yo he entrado en el tuyo pero, lamentablemente, no entiendo más que las fotos….
      Saludos

      • ¡Muchas gracias!, me voy a hacerlo muy pronto.
        😉 No puedes leer el holandés? El traductor de la página web funcione pero hace siempre su propia historia y nadie entiende mucho…

        Saludos de Mallorca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s