Cinco ciudades marroquíes: 1. Chauen

La pasada primavera -la primavera árabe- hicimos un viaje de ocho días en coche por Marruecos con otros dos amigos. El objetivo, visitar  Chauen (شفشاون Shifshawen, Chefchaouen, Xauen), Fez (فـاس Fäs, Fès), El Jadida (الجديدة āl-Ŷadīdah), Esauira (الصويرة Aṣ-Ṣawīra, Essaouira, Mogadur, Mogador) y Marrakech (مراكش Marrākuš, Marraquech), en un recorrido circular de algo más de 1.800 kilómetros que nos iba a proporcionar un primer asomo -exclusivamente urbano, a mi pesar- a nuestro vecino del sur, en un momento especialmente interesante.

Tras una “intensa” travesía del estrecho de Gibraltar, azotado por una marejada, que hace que piense continuamente en los que se juegan la vida haciéndolo a bordo de pateras y todo tipo de embarcaciones precarias en busca de un futuro incierto, llegamos a Ceuta bajo un cielo pesado y plomizo. Después de pasar la caótica frontera con los “servicios” de un “ayudador” que nos proporciona los papeles que tenemos que rellenar, nos dirigimos hacia Tetuán por la carretera costera flanqueada por nuevas urbanizaciones (apartamentos a 100.000 euros), paseos marítimos, modernas farolas, amplias aceras con carriles bici, todo muy “europeo” y supongo que con intención de atraer turistas.

El cruce de Tetuán lo hacemos con la ayuda de varias personas que nos indican y/o a las que seguimos; hay sobre todo un conductor, con su familia a bordo del coche, que se desvía de su ruta y nos dice en perfecto español que a él le han hecho muchos favores y que cuando puede él los hace también. ¡Gracias, Shukran!

Va saliendo el sol mientras conducimos hacia el sur: montañas verdes, ovejas, garcillas bueyeras,…; estamos en las estribaciones del Rift, donde está enclavada Chauen, cuya población original tras su fundación en 1471, estuvo compuesta mayoritariamente por musulmanes y judíos exiliados de Andalucía, lo que hace que la parte antigua de la ciudad -la que visitamos los turistas- recuerde a cualquier pueblo andaluz, de la Axarquía malagueña, por ejemplo.

Vista panorámica

El epicentro de esa zona es la plaza Uta el Hamman, en la que se encuentran la alcazaba y una mezquita, además de un montón de restaurantes con sus correspondientes terrazas. Como es lógico es el punto clave de reunión, tanto de los habitantes de la ciudad como de los visitantes.

Rincón de la plaza

Allí se puede encontrar a mucha gente, en su mayoría mayor, entregada al noble pasatiempo de la charla relajada con los semejantes,

A la sombra de la mezquita

A la sombra del árbol

Al sol

hasta que llega el momento de irse a casa.

De retirada

Algunas escenas en las calles traseras de la plaza nos sugieren tiempos lejanos,

El mendigo

aunque nunca hay lejos algún signo del tiempo presente lo que, por otra parte, casi podría considerarse una característica de Marruecos, al menos del vislumbrado en este viaje.

Mezcla

Lo cotidiano está siempre presente

Ropa tendida

y, junto a quien trabaja

Vendedora

o a quien descansa después del trabajo,

Siesta de media tarde

en el paseo por la medina nos vamos encontrando personajes tradicionales,

En el rincón

El observador observado

alguno de ellos enmarcado entre los azules típicos de la ciudad,

Viendo la vida pasar

aunque otros, algo más modernos, llevan el azul incorporado.

A juego con la ciudad

Las mujeres mayores visten a la manera tradicional, mientras que la mayoría de las jóvenes o bien combinan la ropa occidental con el uso del hiyab o bien se visten totalmente “a la occidental”.

Joven

Quienes están al margen de los líos con la vestimenta son los numerosísimos niños de ambos sexos que, en el caso de los chicos, muestran una marcada preferencia por llevar la ropa oficial del Barça y del Real Madrid, siendo la pasión por uno u otro club -sobre todo por el Barça- algo francamente llamativo en todo el país y, por supuesto, no sólo entre los más jóvenes.

Fútbol en escalera

Utilizando la calle

Aunque a veces se los encuentra sentados tranquilamente

Las chucherías

o con padre y abuelo,

Todos al fresco

los juegos no se detienen ni siquiera al llegar la noche.

A la luz de la farola

En toda la parte antigua de la ciudad el predominio de los tonos azules para encalar las casas es absoluto, lo que hace que continuamente se vayan encontrando preciosos rincones

Multitono

con puertas y paredes pintadas.

Marcas de brochazos

Paz

Algunos estrechos callejones

Añiles

se abren inesperadamente en pequeños ensanches donde hay unas cuantas viviendas,

“Patio” de vecinos

mientras que en otros las casas están a los lados

Arco y planta

como en las calles principales de la medina.

Calle ancha

Los diversos colores para mezclar con la cal se pueden comprar en muchos de los comercios que se encuentran en toda la ciudad antigua,

Para teñir

siendo evidentemente los azules los más apreciados por los visitantes,

Mi turista

aunque, tratándose de colores, éstos no sólo se encuentran en las paredes sino en los tejidos

Rayas

o en los increíbles carretes de hilos.

De fantasía

De noche el bullicio se relaja, aunque la ciudad no pierde su encanto

Gatos en la plaza

y ofrece vistas que de día nos pasan inadvertidas.

Puerta, farola y callejón

Mientras tanto, los jóvenes se enfrentan a un futuro que se debate entre la emigración y el paro, a la espera de que los cambios que anunciaban las movilizaciones de la primavera árabe se concreten en mejoras para las personas, asunto del que también estamos absolutamente necesitados en los países de la orilla norte del Mediterráneo.

Jóvenes

6 Respuestas a “Cinco ciudades marroquíes: 1. Chauen

  1. espero que en algún momento se reconozca el valor artístico y el fabuloso formato de este blog. Desde la cercanía, no paro de sorprenderme.

  2. Qué intensidad de colores! Las fotos son fabulosas, y un guiño perfecto con la última foto que no necesita la saturación para hablar por si sola. Una vez más hemos viajado contigo desde diferentes latitudes del planeta. Esperamos ansiosos la siguiente entrada, a dónde nos llevará esta vez el Viajero Austral? Pirineos, tal vez?

  3. Preciosas fotos acompañadas de un buen relato. Me quedo con la de “El Mendigo” por invitar a la imaginación de mil historias con tan sólo observarla. Muy sugerente. ¡Un saludo y a seguir!

  4. Cada vez que veo tus fotos y leo tus relatos, añado un lugar a mi lista de sitios pendientes de visitar. Tengo mucha tarea…

  5. ¿Otra vez coincidencia? Estuve en Marruecos esta primavera a la caza y captura de la curruca tomillera, con dos pajareros locos, aunque nuestro recorrido de una semana fue mas de interior y luego de capital bulliciosa pudimos ver atisbos de manifestaciones populares (muy controladas), algo está cambiando.
    No dejas de sorprenderme con tus fotos y relatos, que sana envidia!
    Seguiré este viaje, como todos, para quizas, ojalá, pronto copiarle
    Un abrazo

  6. Viendo las fotos se siente paz, algo casi olvidado en el clima depresivo que vivimos. ¡Mis turistas favoritos! Os debemos una visita a Segovia cuando se pasen las fiebre. Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s