Esta tarde otoño una casa

Desde que llegué a Copenhague en junio -hace ahora tres meses y medio- había echado el ojo a unos cuantos edificios, la mayoría de finales del siglo XIX o principios del XX, con sus fachadas llenas de parra virgen. Cuando llegue el otoño, me decía, vendré a hacer algunas fotos de las hojas rojas. Hoy viernes, cuando a las cinco y media volvía del trabajo en la bici, me he dado cuenta de que la lluvia de estos días de atrás había arrancado muchas hojas, así que después de llegar a casa, merendar y comprobar que no era previsible que lloviera he decidido volver a hacer las esperadas fotos.

He sujetado el trípode al transportín de la bici con unos pequeño pulpos, regalo de reyes de mi hermana, he metido la cámara con el objetivo de 50 mm y el disparador automático ya montado en una bolsa y me he ido a la casa de Danasvej casi esquina a Vodroffsvej, todavía en Frederiksberg pero muy cerca de la “frontera” de Copenhague. Allí he pasado cerca de una hora haciendo fotos, mientras la tarde se escapaba a toda prisa por las calles orientadas al oeste. Cuando he llegado a casa, a las siete y diez, el sol se había puesto diez y ocho minutos antes.

Mientras volvía, aprovechando esa capacidad para “dejar pensar” que tiene la bicicleta, me he dado cuenta de que me apetecía mucho enseñaros lo que había visto, pero ya, ahora, no después de unos meses como me pasa siempre, así que aquí están, unas cuantas fotos otoñales de una esquina de Frederiksberg (Copenhague para el resto del mundo). Abrazos.

Coches y peatones. Distintas velocidades.

Por detrás

Cerrada pero encendida

Fachada de colores

Hojas movidas por un viento ligero

Ventanas

Como siempre, bicis

Escalones, hojas y rueda

La última luz

Pasa un peatón por delante de mí y se pierde en la ciudad. Es la señal para volver a casa.

Anuncios

3 Respuestas a “Esta tarde otoño una casa

  1. Oí el otro día en la radio que mientras que los fotógrafos amateurs prefieren el atardecer, muchos profesionales eligen los minutos entre el momento en el que el sol se esconde y la oscuridad total por lo especial de la luz. Aquí lo demuestras también.

  2. Me encanta nuestra conexión de expatriados en Frederiksberg!!! Justo esta mañana, al regresar de tres semanas de vacaciones, he pasado por esa casa, camino de la mía, y me ha sorprendido la belleza de la hiedra multicolor…

  3. Me encantan las hiedras, en especial me gustó mucho la foto “Hojas movidas por un viento ligero”. Esa ventana rodeada de hojas es muy especial para mi, me atrae mucho, cuando tenga mi casa quiero que se vea asi. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s