Energía Malikian

El viernes 8 de mayo comenzó en el teatro Juan Bravo, de Segovia, un ciclo de 4 conciertos que han denominado, muy acertadamente, ‘Grandes Virtuosos’. Tengo entradas para todos ellos, así que os contaré mis impresiones según los vaya escuchando (¡y vaya revelando las fotos!).

El primero ¡vaya comienzo! fue el de Ara Malikian.

El fantástico violinista armenio nació en Líbano de donde, como él mismo contó durante el concierto, haciéndonos reír con ganas, se fue a estudiar a Alemania a los quince años, trasladándose posteriormente a Inglaterra y, definitivamente por el momento (siento la contradicción), a España.

Además de sus indiscutibles dotes musicales, es un tipo de una enorme simpatía, y llena el escenario de una energía contagiosa que hace que el público disfrute con cualquier tema que ataque, ya sea clásico, rock, popular o composición propia. Eso sí, todo estilo pasa por su forma de sentir la música… y de interpretarla.

008

Los músicos que le acompañan, que disfrutan tanto como el público y como él mismo, parece que a veces no saben muy bien con qué o por dónde les va a salir el jefe.

Los músicos que le acompañan que, por cierto, no son mancos. Llevó a un percusionista (djembé, cajón, cascabeles varios y un montón de cacharritos sonoros),

otro percusionista (tabla, shakers), que tenía un pie averiado y lo tenía que apoyar en un bloque de goma-espuma,

y, como instrumentos de cuerda, un contrabajo, tocado por la única mujer del grupo,

un violonchelo,

una viola,

aunque a veces pareciera una guitarra,

y un segundo violín.

Ara Malikian toca con auténtica pasión, y lo transmite con su lenguaje corporal y sus gestos,

y la tremenda energía que despliega hace que las cerdas del arco de su violín se rompan a montones,

 

lo que no impide que, como me hizo notar una experta, mantenga siempre la postura de su mano y muñeca derechas dentro de la más absoluta ortodoxia (repasad las fotos y comprobadlo).

La única pega que pondría a un concierto que, por otra parte, calificaría de extraordinario, es la manía, no sé de quién, de llenar el escenario cada poco rato de un humo que debe ser muy elegante pero que produce picor de garganta y hace que, a veces, se vea todo medio gris.

Anuncios

4 Respuestas a “Energía Malikian

  1. JOOOOOooooolín, qué fotazos!!! Y qué suerte…disfrutar de tanto virtuoso. Aprovechad los que podéis!!

  2. Wow qué geniales las fotos la verdad transmiten un monton de las sensaciones que describes, me encantó. Alto showman el tipo.

  3. ¡Cómo hemos disfrutado con tus fotos!!!! Mi hija y yo hemos vuelto a revivir la emoción del concierto. Bravo por Malikian y por el viajero austral. Dos artistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s