Queridos primos

Mis abuelos paternos, Ángel Sánchez Gómez, nacido en Quintana de la Serena (Badajoz) en 1887, y Loreto Pardo Sagasti, nacida en Madrid en 1897, se casaron en Madrid el 2 de octubre de 1918. Tuvieron 6 hijos, aunque de la primogénita, María, solo sabemos que nació en 1919 y murió siendo muy pequeña. La segunda, Joaquina, la tía Quinita, nació en Ciudad Rodrigo (Salamanca) en 1921 y murió en Madrid en 1940, a los 18 años. El abuelo Ángel también murió joven, a los 51 años, el día de Navidad de 1938, aunque no como resultado de una acción de guerra; de hecho, estaba en la reserva desde 1931. Sin embargo, la abuela Loreto, ‘la yaya’, única de los cuatro abuelos a la que he conocido, vivió hasta los 101 años. Esta foto se la hice en Madrid cuando tenía 85 años (está revelada en el laboratorio de blanco y negro que tenía en casa y escaneada hace unos días): Los cuatro hijos restantes fueron Francisco -Paco-, mi padre, nacido en 1923 en Ciudad Rodrigo, María, nacida en 1924 en Salamanca, y Ángel y Agustín, ambos nacidos en Madrid, en 1927 y 1934 respectivamente. En esta foto de 1975, seguramente hecha por mi madre, estaban así (de izquierda a derecha, Agustín, Paco, Mari y Ángel): En ese mismo sitio, la casa que tenían la tía Mari y el tío Tino en la urbanización ‘Entrepinos’, se hicieron las mayores y más divertidas reuniones familiares que recuerdo. En esta foto, hecha por mi padre con el trípode en 1972, están también la yaya y la tía Joaquina, su hermana con la que vivía, y únicamente faltan los miembros de la rama andaluza-ceutí (el tío Ángel, la tía Juanita y los primos Ángel Andrés y Juan Jesús), y Sandra, la más pequeña, a la que aún le faltaban unos años para nacer. También hay una foto de los ocho primos que nos juntamos ese día, de derecha a izquierda, Laura, Mari Luz, mi hermana Marisa, Yolanda, Fernando, Silvia en mis hombros y Miguel Ángel. En esta otra, de 1975, están el tío Ángel y familia, y la madre de la tía Cristina, pero faltamos la yaya, la tía Joaquina, Miguel Ángel y yo. Y mi padre, que hizo la foto. Y Sandra, que seguía sin nacer. Cuando los 4 primos mayores éramos pequeños, pasábamos mucho tiempo juntos, y nos lo pasábamos en grande. En esta foto de 1955 estamos cenando con la tía Joaquina, de derecha a izquierda mi hermana Marisa, Mari Luz, Miguel Ángel al fondo y yo en primer término (tanto esta foto como la siguiente también fueron hechas por mi padre, ‘El fotógrafo’) Y en esta otra de 1959, estamos en casa de la tía Mari colocados por edad de izquierda a derecha: Marisa, Mari Luz, yo y Miguel Ángel. A partir de 1976, empezaron los fallecimientos y las bodas, continuó la dispersión geográfica (ahora resumida en Madrid, Sueca -Valencia-, Cádiz y Segovia), la tía Mari vendió la casa de ‘Entrepinos’ y, aunque mantuvimos un contacto más o menos lejano y cariñoso, aquellas estupendas reuniones familiares se terminaron.

En 1981, con 23 años, murió el primo Ángel Andrés, tipo requeteguapo y con el pelo rizado que tenemos la mayoría de los Sánchez. Y en 2014, a los 62 años, murió mi hermana Marisa, la mayor de los primos, también con el pelo rizado (aunque luchó contra él en su juventud), y de la que ya he escrito en este blog. La foto se la hizo su marido, Antonio. En enero de este año 2015, con motivo de la muerte de la tía Mari, coincidimos 5 de los primos y algunos de sus hijos y, como siempre que nos vemos, se habló de un hipotético encuentro de todos que yo, como el mayor de los chicos, me comprometí a organizar. Esta vez, en un tiempo relativamente corto, y gracias al correo electrónico, quedó fijada la convocatoria: nos reuniríamos en Segovia el dos de mayo, y únicamente iba a faltar Silvia que, por cuestiones de trabajo, no podría venir desde Sueca. Vinieron Mari Luz, Miguel Ángel, Fernando, Yolanda y Sandra desde Madrid, Laura desde Sueca y Juan Jesús desde Cádiz, además de parejas, hijos y ¡3 nietos! Fue un día entrañable, en el que, a pesar del escaso contacto mantenido en muchos años, todo transcurrió como si nos hubiéramos visto el día antes, incluso con algunas parejas que no conocíamos, o con la pequeña Sandra, a la que yo había visto en muy pocas ocasiones. Como no podía ser de otra manera, hice unos retratos actualizados de todos, así que aquí os presento a los fantásticos primos Sánchez (aunque tres de ellos lleven ese apellido en segundo lugar), colocados de mayor a menor:

Mari Luz, 1953 Paco, 1953 (foto: Guzmán) Miguel Ángel, 1954 Fernando, 1958 Juan Jesús, 1960 Yolanda, 1966 Laura, 1967 Silvia, 1970 (foto: Sandra, me temo que con un móvil, ya lo arreglaremos en breve) Y Sandra, que por fin nació en 1978 Estuvimos tan bien juntos que nos prometimos seguir organizando ‘primadas’, y este verano nos vamos a ver algunos, aprovechando las vacaciones. Después de todo, la genética es una ciencia muy seria que explica cuestiones del mundo real, y el hecho de compartir un buen puñado de genes no es en vano.

Anuncios

3 Respuestas a “Queridos primos

  1. Genial Paco gracias por compartir! me agrada mucho ver la unión de tu familia, te felicito!
    Mi marido también es Sanchez 🙂

  2. Muy entrañable post.
    Te escribo, divertida, porque yo también pasé algunas jornadas familiares en la Urbanización Entrepinos, dónde tenía una tía Pepita y un tío Paco, hermano de mi padre.
    ¡Y ya es casualidad!

    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s